bodas

Buscar
  • Mario Trueba

Bodas en la casa de un premio Nobel

Uno de los mayores retos a los que me enfrento como fotógrafo de bodas es que debo adaptarme rápidamente a cada una de las fincas en las que me toca trabajar cada fin de semana. Después de tantos años de experiencia tengo esa capacidad. Pero el hecho de acudir a una boda en un sitio en el que ya he trabajado tiene algunas ventajas.


Conocer muy bien la finca me ayuda a aprovechar mejor los espacios de los que dispone. Saber a priori qué rincones son los más bonitos y cómo llegar hasta ellos evita que se pierdan muchos minutos valiosos para los novios.

Las condiciones de luz del lugar también son muy importantes. Durante el día, ¿cómo proyecta el sol en aquellos rincones tan bonitos?, ¿cuál es la mejor hora para hacer fotos en cada uno de los espacios?. Y durante la noche, ¿está lo suficientemente iluminada la zona del baile?, ¿qué equipo necesito llevar para iluminar correctamente en esa finca en concreto?. Puedo responder contundentemente a todas estas preguntas cuando tengo la experiencia de haber trabajado en ese lugar.


Pero para mí, una de las ventajas más importantes que obtengo cuando acudo con frecuencia a una finca tiene que ver más con el factor humano. La cercanía y comunicación que puedo tener con el personal del lugar es fundamental para desempeñar mi trabajo en un entorno agradable.


A lo largo de mi carrera he conocido muchísimas fincas de bodas. A algunas acudo con cierta regularidad porque son las más demandadas por las parejas. Una de estas fincas es el Torreón de Don Jacinto. Un sitio increíble en Galapagar, a muy pocos minutos de Madrid. Se trata de un lugar con encanto e historia. Lo primero por su entorno y las vistas incomparables que se tienen desde su jardín principal. Y lo segundo porque en esa casa vivió los últimos años de su vida el el Premio Nobel de Literatura Jacinto Benavente.


Después de hacer unas cuantas bodas en esta finca puedo decir que conozco muy bien los rincones a los que debo llevar a las parejas para hacer las fotos. Y no todos están a simple vista. Sé que hay un camino con arcos y flores que funciona muy bien en las fotos y sé también la hora y lugar idóneos para retratar a los novios durante el atardecer.


He seleccionado algunas fotos de bodas que hice en El Torreón de Don Jacinto y que me gustaría que vierais. Espero que os gusten y como siempre os digo me ayudéis compartiendo este post para llegar a más personas.




l Mdrid, España

Mario Trueba es un fotógrafo en Madrid especializado en bodas. Además hace fotografía de moda y fotografía de producto.  Mario Trueba Photographer